Crónicas de Chuster: Night Goblins vs Hobgoblins

En el prestigioso torneo de GreenSkins Cup de El Covenant, y con un tiempo excepcional, se han enfrentado hoy los Fiesterilloz Nocturninoz contra los Chacales de Chuster. Ignislluna, orgulloso entrenador de los Fiesterilloz ha llegado al campo y ha recibido con sorpresa la malísima noticia de que los árbitros del encuentro han actualizado las tarifas de sobornos y que los dos sobornos que esperaba financiar con el tesoro remanente de su equipo para este partido no le alcanzaba nada más que para uno. Chuster, el multipropietario egomaníaco de franquicias en ruinas de blood bowl y nuevo dueño de los renombrados Chacales, traía una sonrisa sospechosa que no hacía augurar nada bueno…

COMIENZA EL PARTIDO

Tras salir los jugadores estrella de cada grupo a sus respectivos banquillos y cambiar unos oros de manos, se dio comienzo al partido.
Empezaron atacando los Fiesterilloz, que tenían la ventaja de jugar en casa, con su afición entregada, y recolocándose una casilla sus jugadores en jugada ensayada, se pateó el balón. Con un despliegue muy agresivo, Flipao y Pasao, goblins con bola y cadena, atacaron… sin éxito, porque parecían más mareados que de costumbre y no alcanzaron a ningun hobgoblin, que los vieron pasar a su lado sudando profusamente.

Pirulas, montado a bordo de su garrapato, gastó un reroll para dejar boca abajo a Buitre, pero se ve que se quedó con hambre y en la misma jugada mordió a su camarada Pocacosa y lo mandó KO al banquillo, donde en seguida iba a recibir a un montón de colegas.
Chimo, el troll, contribuyó para su equipo dejando otro jugador boca abajo, y con una semicaja a medio formar, llegó el turno de los Chacales.

Cual angelitos de la caridad, únicamente se recolocaron en posiciones estudiadas, esquivando y moviendo por el campo con inocencia.
La tensión crecía en el campo mientras los aficionados de los Chacales empezaban sus cánticos de ánimo, sabiendo lo que se acercaba: CHACA-CHUS! CHACA-CHUS! (entendemos que por Chacales de Chuster, claro wink).

Ajenos a estas bajas, gracias a su generoso banquillo, siguieron las tortas goblins en manos de Flipao, que con su cadena echó a Tábano del campo al pitch de los KO, lo que inspiró a Pirulas, que esta vez hirió a quien tenía que herir, a Ratilla, que se fue herido llevándose consigo su placaje múltiple.

Ante la caja ya formada en medio del campo, llegó la hora de las traiciones, lo que todos los aficionados estaban esperando. 5 Chacales rodearon a Flipao y lo enviaron ko a hacer compañía a Pocacosa. A cambio Pirulas siguió con su racha y mando ko a Chacal en venganza. El balón avanzaba peligrosamente por la banda, pero Ñordo tropezó y se cayó en una esquiva. Unido a que Chimo, el troll, se distrajo con una mariposa (creemos que de papel, traída al campo por los Chacales) dejó paso libre a los 5 jugadores que se habían juntado y que pusieron cara de pocos amigos al portador del balón, que quedó al instante rodeado.

Mientras la jugada se centraba en el balón, Buitre aprovechó para dar un ligerísimo y discreto pistón en el cuello a Rebotao, que fue llevado KO al banquillo goblin a pesar de ir de setas hasta las trancas. 3 Jugadores fuera para cada equipo, pero mucho partido por delante.

Cardo Borriquero, en posesión del balón, realizó tres impresionantes esquivas que arrancaron los aplausos del respetable, que de vez en cuando sabe reconocer el buen blood bowl y no solo el derramamiento de sangre indiscriminado. Acto seguido se declaró una melee indiscriminada con pisotones y porrazos en los que el portador del balón se quedó por desgracia demasiado cerca en vez de huir hacia la línea de touchdown. Afectado por el pánico, Cardo Borriquero se vió rodeado, tropezó con una tortuga de papel (que no sabemos de dónde procedía) y cayó de bruces, soltando el balón en (hay que decirlo) muy mal sitio para su equipo. Un cuchillazo rápido de Buitre mientras todos miraban al balón echó a KO a Pasao, lo que pasó un tanto inadvertido porque acto seguido Obrilulls y su garrapato se fueron a los heridos con un nervio machacado que le haría perder además su próximo partido si no fuera este un torneo con servicios de resurrección y médico NO sancionado por la NAF.

Gusanete, el hobgoblin con guantes e ídolo de las chicas (…chicas con mal gusto, suponemos), agarró el balón y corrió como si le persiguiera una horda goblin (lo cual era improbable ya que eran ya 5 jugadores enemigos los que estaban fuera del campo). Chimo, nuestro estúpido troll, sumó un par de cráneos en su tirada y desperdició un valioso reroll para irse al suelo con estrépito, lo que aprovechó Gusanete para seguir su huida con el balón, mientras Cochinillo aprovechaba para girarle la cabeza a Elquenosecomeuntorrao por un sitio por el que no se debe girar la cabeza si no quieres morir. Evidentemente murió, y los aficionados de los Chacales celebraron con júbilo, unidos a los fabricantes de camisetas, que le tenían ojeriza por su negativa a acortar su nombre a uno más comercial como Torry o Maradona.
Con un par de tortas y pisotones más, Gusanete llegó por fin a algun sitio tras tanto correr y marcó el 1-0 para los Chacales, dando así con el fin de la primera e intensa parte.

COMIENZA LA SEGUNDA PARTE

Pero no acabaron aquí las irregularidades, pues Flipao no fue expulsado por usar un arma ilegal… pero permaneció tan ko como en la primera parte.
Los Fiesterilloz tenían 6 jugadores fuera de combate, y a duras penas juntaban los 10 en el campo, mientras que los Chacales tenían fuera a 2 pero juntaban a los 11 reglamentarios con un reserva disponible, y desplegaron con delicia a Nobbla con su motosierra, dispuesto a rajar y sajar sin piedad.
Pero un silbido fue su perdición. El que hizo una piedra lanzada desde el público, que le alcanzó una rodilla, dejándosela hecha zisco sin haber tenido oportunidad de mover una casilla siquiera. Para compensar esta pérdida, un KO más elevó a 7 los jugadores Fiesterilloz en el banquillo.

Pero el Star player Fungus, el amado lunático goblin que sí seguía en el campo, comenzó a repartir estopa con unas ganas que ya querrían para sí muchos distribuidores de estopa y electrodomésticos profesionales. Se coló a pegar un mamporro que derribó al portador del balón y derribó a otros tres oponentes ya de paso, unido a un  KO hecho por Pirulas y su garrapato. Con 3 brillantes esquivas de Ñordo, se recogió la pelota y se avanzó al ataque. Ñordo fue rápidamente rodeado junto a la banda con gran peligro.

Pero los aficionados goblins, acariciando el empate con las manos, le animaron con todas sus fuerzas, con lo que se vino arriba y corrió como una comadreja (no confundir con Comadreja, el jugador de los Chacales). Pero, ay!, que la línea estaba demasiado lejos y forzó la carrera hasta trastabillar en la misma línea de touchdown… NO!, dijo. No será este el día en que caigan los goblins! Digo, este goblin! Digo, yo! Y un oportuno reroll le concedía el empate, la gloria, y una cena en McMurtys, cortesía del emocionado entrenador Ignislluna, que celebraba tan emocionante jugada. Hurra por la goblindad!

Y con ésta épica, nos plantamos en el turno 4 de la segunda parte. Atacan los Chacales. Ventaja de 10 contra 8. En un brillante movimiento, el entrenador, Chuster, gasta un soborno y consigue que no se expulse a Nobbla para que use su motosierra en el momento crucial. Aunque crucial hubiera sido acordarse de que estaba gravemente herido por la pedrada que recibió así que no iba a salir a jugar igualmente….

Tras golpearse la cabeza con la pared durante un tiempo que se nos hizo largo, gritó con ganas: DRACARYS!!! Como nadie sabía qué porras quería decir, saltaron al campo.

Con los star players fuera de juego, la cosa se puso mucho más fácil para los Chacales. Hirieron a otro jugador (8 fuera ya!), balón agarrado y a correr! Pirulas salió al encuentro del balón con un salto de su garrapato terrorífico (ambos, el salto y el garrapato) y Ñordo, con un verde grito, le acompañó. Tirillas quiso emular sus hazañas, se vino arriba, tropezó con un topo (de papel), se vino abajo, y se vino fuera, al banquillo de los KO, siendo el noveno goblin del montón. 9 fuera, que abuso! pensarás. Pues Buitre pensó que no era suficiente, y con un cuchillazo dejó fuera de combate a Ciclao, para sumar 10, dejando a Ignislluna razonablemente indignado pero con una admirable resignación. Otros habrían perdido los modales a estas alturas.

Con manifiesta superioridad, Los Chacales despejaron el camino a Escarabajo que salió disparado a hacer un pase a Gusanete, lo que le sorprendió porque eso de que lograran pasarle el balón le pareció raro y lo dejó caer al recibirlo. Pirulas reaccionó con ira al serle arrebatada su presa, así que azuzó a su garrapato, que arrancó la cabeza de Piraña de cuajo y la escupió al público (por su mal sabor, suponemos), lo cual no sólo contribuyó a aumentar su terrible reputación, sino que obligó a resucitar a Piraña una vez terminado el partido.

Esto hizo que Cosica, el goblin nocturno, quisiera alcanzar también la gloria, no sabemos si por estupidez o por ingesta excesiva de hongos y demostró su altísima calidad como jugador realizando una increíble serie de esquivas y carreras extremas que lo llevaron hasta el balón. Pero ahí ya debió de pensar que la gloria era muy cansada y se le escapó el balón por la banda, que fue irónicamente pateado hacia sus propias líneas, dejando la victoria en manos de Gusanete a 3+ esquivando y cogiendo el balón con Manos seguras. Sus compañeros se colocaron para cubrir su posición pero quiso alcanzar la gloria el también, y por Nuffle que el touchdown que consiguió le hizo alcanzarla. Nos gustaría aclarar que después del partido se analizó el agua para descubrir por qué tanto jugador pielverde se vino arriba con ganas de gloria. Se sospecha de un sabotaje elfo o de una contaminación cruzada con cerveza enana de baja calidad abandonada con descuido al alcance de los entrenadores.

Los Entrenadores pusieron a funcionar sus mejores habilidades tácticas, dispuestos a no dar por terminado el partido.
Ignislluna desplegó al troll listo para un lanzamiento de goblin que le diese la victoria, pero una defensa perfecta de Chuster le aguó la fiesta, además de una patada a la mismísima línea de fondo, lo que fastidió esa ansiada posibilidad. Al no ser posible ese pase, Arrítmico agarró el balón recién lanzado y lo pasó con insultante precisión a Pocacosa, que tampoco se esperaba que un pase fuese a fructificar en un equipo de goblins y la dejó caer al suelo, lo que aprovecharon los hobgoblins arrojándose sobre él (sobre el balón) y Gusanete lo recuperó del suelo, escondiéndose entre sus compañeros en la misma jugada.

Flipao seguía pegando con su bola y cadena y derribando jugadores como moscas, y Pirulas, el terror verdirrojo derribó a Gusanete, abriendo hueco para que Arrítmico fuera a por el balón y resolver el asunto él mismo. Pero olvidó que él mismo no era gran cosa, y perdió el balón en el mismo instante de recogerlo.
Se presentaba una épica ocasión para acabar el partido de forma apoteósica. Mapache derribó a su marcador y se colocó en la zona de anotar, a la espera de un apoteósico pase… que nunca llegó, porque Pirulas derribó a Comadreja cuando intentó placarle y la cosa no fue nada apoteósica, la verdad. Un poco floja, más bien. Pero era el último turno y ningún goblin se hallaba en condiciones de marcar. Cosica intentó ser lanzado con el balón que acababa de coger pero tropezó al esquivar antes siquiera de acercarse al troll.

Llegó así el final tan poco emocinante, tan habitual, tan simple como la anodina vida que llevamos entre semana hasta que la sangre moja el campo y nos sentimos vivos una vez más al ver a nuestros heróicos ídolos recorrer las 120 yardas…

Ejem. Disculpen el arrebato.

Ambos entrenadores se felicitaron por sus respectivas jugadas y maldicieron la memoria de la madre de Nuffle, que tanto les había favorecido y fastidiado respectivamente.

DISFRUTA LAS ESTADÍSTICAS DEL PARTIDO

Dejo por aquí la Replay del partido.

Si te apetece ver otras crónicas o artículos molones de Blood Bowl están en esta sección de El Cuevenant.

Acerca del autor

Chuster
Fundador, cronista, turrador, voceras...

Todo empezó con un Risk, el Warhammer 40k de la comunión de CaesAres, la Super Nintendo de Rando y el juego de rol de Star Wars en el comedor con "los mayores".
Después vinieron los Battle Masters, Civilization, el clan Los Imposibles de XBox, los juegos de rol de El Señor de los Anillos, Stormbringer, Mutantes en la Sombra...
Actualmente Blood Bowl (en Fumbbl), muy fan de Aristeia!, Descent, D&D5 y Aventureros al Tren con las visitas.
Aunque realmente a lo que más juego ahora es al Virus, Doubble, Catán Junior y La Herencia de la Tía Ágata...